¿Mi perro puede comer huesos? Comida para perros

«Mi perro puede comer huesos: huesos para perros, huesos para comer, huesos de pollo». Sí, muchos dueños de mascotas se llenan de dudas cuando se trata de alimentar a sus queridos peludos. Algunos afirman que quieren balancear la comida de su perro con pienso y comida casera. Otros quieren añadirle algo de “diversión” a la dieta de su can con un poco de comida preparada con piezas de pollo o res. El asunto se complica cuando las recomendaciones del médico veterinario y de los expertos caninos se hacen notar: los huesos de pollo pueden ser peligrosos.

¿Mi perro puede comer huesos? Huesos para perros

El principal peligro de darle huesos de pollo a los perros radica en el hecho de que los huesos se astillan. Esto puede producir perforaciones en el intestino del animal que pueden ser letales. Los huesos cocidos suelen ser más peligrosos ya que la posibilidad de astillarse es mayor. Aunque los huesos de pollo pueden aportar valor nutricional a la dieta del perro, las astillas podrían ser más peligrosas que beneficiosas.

Por otra parte, existe el riesgo adicional de que los huesos de pollo pueden terminar dejando un diente partido, especialmente en perros ancianos. Es por esto que los veterinarios son tan insistentes a la hora de alertar sobre los riesgos de dar huesos de pollo a los perros.

Huesos de pollo para perros: ¿hay alternativas para mi mascota?

La respuesta es sí. Hay algunas alternativas para que tu perro pueda comer huesos de pollo sin mayores riesgos para su salud.

  1. Huesos crudos. Si quieres darle huesos de pollo a tu perro, dáselos crudos. Evita los huesos de las patas ya que son los huesos que se astillan con más facilidad. Puedes separarlos para que pueda comerlos con más facilidad, evitando siempre la formación de astillas o puntas muy filosas.
  2. Cartílagos. Los cartílagos de pollo son muy apetecidos por los perros. Son partes suaves que están junto a los huesos, especialmente en la pechuga y los muslos. Puedes dárselos con total confianza ya que no representan un peligro para su peludo. Además, les encantará su sabor.
  3. Huesos molidos. Los huesos molidos son una opción para alimentar a tu mascota. Hay molinos especiales en carnicerías que convierten los huesitos de pollo en piezas muy pequeñas que podrás mezclar con arroz y zanahorias para darle a tu perro.
  4. Huesos de res, cordero o jamón. Estas alternativas son las más recomendadas para perros adultos, ya que los cachorros o muy jóvenes podrían lastimarse los dientes. Recuerda que lo ideal es darle estos huesos crudos.

¿Mi perro puede comer huesos? ¿Qué hago?

Los huesos de pollo pueden aportar nutrición a tu perro. Ahora que sabes por qué se deben evitar, te recomendamos que no le des ningún tipo de hueso a un perro anciano. Es mejor buscar otras alternativas (como las mencionadas) que sean más blandas y fáciles de comer. Los perros ancianos deben ser cuidados, especialmente en lo que a alimentación se refiere.

¿Mi perro puede comer huesos? Ante esta pregunta, ya sabes cuál es la mejor manera para que los coma. ¿Quieres saber más sobre comidas para perros? Entra en Petmondo en nuestras entradas de recetas para perros y dale el mejor banquete a tu peludo.

Resumen
¿Mi perro puede comer huesos? Consejos
Artículo
¿Mi perro puede comer huesos? Consejos
Descripción
Si quieres saber si puedes darle huesos a tu perro, aquí te explicamos todo sobre el tema.
Autor
Nombre
Petmondo
Logo

Petmondo

Portal internacional de mascotas.

A %d blogueros les gusta esto: