Bulldog inglés: un perro con una historia

Datos de interés sobre el Bulldog inglés:

  • Estatura: machos, entre 31 a 40 cm – hembras, entre 31 a 40 cm.
  • Peso: machos 25 kg – hembras 23 kg.
  • Esperanza de vida: de 8 a 10 años.
  • Tamaño: mediano-grande.
  • Tipo de perro: molosoide (Clasificación FCI Grupo 5).
  • Labores: perro de compañía.

El Bulldog, o Bulldog inglés, es una raza de perros con historia. Las primeras clasificaciones de esta raza datan de 1630 cuando era empleado en pelea con toros. Fue a partir del año de 1835 cuando comenzó a desarrollarse una versión más corta y rechoncha de lo que se conoce en la actualidad como Bulldog.

Para 1860 comenzó esta raza a hacer aparición en múltiples exposiciones caninas con lo que empezó a mostrar una personalidad completamente distinta. El Bulldog pasó de ser una raza de perro con expresión tiernamente fea a ser un perro de carácter afectuoso y amigable con toda la familia.

Actualmente el Bulldog es un símbolo de la cultura británica y es asociado ampliamente en todo el mundo como un estandarte sociocultural del Reino Unido.

Bulldog inglés: características

El bulldog es un perro de tamaño mediano. Tiene una cabeza bastante grande en proporción a su tamaño corporal, aunque guarda simetría general que mantiene la armonía de sus movimientos. Su cara es corta, con hocico ancho e inclinado un poco hacia arriba. Su cuerpo es corto pero con una buena estructura ósea y muscular. Tiene patas fuertes, robustas y bien desarrolladas, lo que le da una apariencia fuerte.

La cabeza del Bulldog es más o menos corta, con la frente plana con piel suelta y un poco arrugada. Tiene un cráneo grande, con una depresión naso-frontal definido. La nariz es grande y ancha. El hocico es corto y ancho, con una apariencia respingada. Tiene labios gruesos y amplios. Las mandíbulas son anchas y bien fuertes. En esta raza la mandíbula inferior se proyecta levemente hacia delante de la superior con una inclinación suave hacia arriba. Las mejillas son redondas y se extienden más allá de los ojos. Los ojos están bien separados de las orejas: son redondos, medianos, de colores oscuros. Las orejas son de inserción alta, pequeñas y delgadas. Tiene cuello largo, grueso, fuerte y profundo.

El cuerpo del Bulldog es de espalda corta y fuerte, con un pecho ancho y profundo. La cola es de inserción baja, redondeada y lisa, más o menos larga. Las patas son fuertes y bien desarrolladas, musculosas y rectas, y permiten realizar movimientos de pasos cortos, rápidos y armónicos. El pelaje es de textura fina: corto y liso, de colores sólidos o tiznados.

Bulldog: carácter del perro bulldog

El Bulldog es una raza de perros que se caracteriza por su lealtad. Es un perro valiente, valeroso, dependiente y de una ferocidad aparente que suele dar una impresión de determinación. Sin embargo, la naturaleza afectiva de este perro es cuantiosa ya que son bastante apegados a sus dueños. Esta raza de perros se lleva muy bien con todos en el hogar, incluyendo a los niños.

Aunque se suele emplear al Bulldog como perro de compañía, también se destacan como perros de guarda, gracias a sus antepasados de crianza para peleas con toros. El Bulldog es un perro de carácter valiente y fuerte. Sin embargo, no suele llevarse muy bien con perros desconocidos.

Salud del Bulldog inglés

Por muy enérgica y valiente que pueda ser la apariencia del bulldog, es preciso recordar que hay algunas dolencias típicas con esta raza canina. Una de ellas, muy importante, es la tendencia a sufrir de obesidad. El sobrepeso es una constante en esta raza, por lo que es necesario brindarle al peludo una alimentación balanceada, rica en vitaminas y minerales.

Asimismo, y vinculado con lo anterior, la actividad física es fundamental para la salud de esta mascota. Los paseos diarios con ejercicios moderados son lo más recomendado para evitar los problemas asociados al sobrepeso canino.

En líneas generales, el Bulldog es una raza de perros sana siempre que estén presentes los cuidados requeridos. No obstante, hay enfermedades que son frecuentes en esta raza, especialmente durante la madurez del perro. Patologías como displasia de codo, ojos de cereza, obesidad, hipertermia, entropión y ectropión son algunas de ellas.

El ectropión es una de las patologías más frecuentes en el Bulldog. Se trata de un desplazamiento del párpado hacia el exterior que termina comprometiendo la salud ocular del animal, ya que expone las partes más sensibles de la vista al exterior. Aunque es delicada esta afección, puede ser tratada con atención veterinaria oportuna.

Cuidados del Bulldog inglés

Algo que es importante resaltar es que se debe evitar cualquier tipo de ejercitación intensa en climas calurosos o de mucha humedad. El Bulldog es particularmente sensible a los golpes de calor. Por ello, monitorizar la actividad del animal durante los meses más calurosos del año ayudará a prolongar la salid del animal.

La piel del Bulldog inglés tiene una buena cantidad de arrugas; estos deben estar siempre limpios para evitar la proliferación de bacterias y sucio. Con cepillados semanales y baños mensuales, el bulldog estará limpio, fresco y libre de ácaros y pulgas.

La supervisión médica veterinaria ayudará a mantener la buena salud del can, revisar el estado general de sus ojos, patas, orejas, piel y hocico, que son partes del cuerpo del Bulldog notoriamente vulnerables.

Sin duda alguna, el Bulldog es una raza de perros que se hace notar por su lealtad, encanto y energía.

¿Quieres saber más sobre ésta u otras razas de perros? Sigue nuestras redes sociales.

Bulldog inglés | Petmondo

Petmondo International

Petmondo

Portal internacional de mascotas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *