Golpe de calor: todo sobre el golpe de calor en perros

Golpe de calor: los meses más calurosos del año suelen ser divertidos para ir a la playa o a una refrescante piscina. Sin embargo, puede haber algunos problemas relacionados con las altas temperaturas y nuestras mascotas. Los golpes de calor en perros son muy frecuentes durante el verano y pueden convertirse en un verdadero dolor de cabeza para dueños de mascota. Un golpe de calor es, básicamente, una subida de la temperatura interna del perro generalmente brusca. Con los golpes de calor, los perros pueden tener una temperatura de hasta 42°C, algo verdaderamente peligroso para la salud de un perro.

Debemos recordar que la temperatura corporal normal de un perro se ubica entre los 38°C y 39°C. Aquí te diremos todo sobre los golpes de calor en perros, cómo evitarlos y qué hacer si a tu querida mascota le llega a dar uno de estos subidones repentinos.

Golpe de calor: síntomas en perros

La mejor manera de saber si tu perro tiene un golpe de calor es monitorizando su temperatura en los días más calurosos del año. Los principales síntomas de este trastorno son los siguientes.

  • Alta temperatura corporal por encima de los 42°C.
  • Ritmo cardíaco acelerado.
  • Temblores, decaimiento y pérdida de la coordinación.
  • Hemorragias.
  • Cianosis (coloración azul de la piel) por falta de oxígeno en la sangre.
  • Manchas rojas en la piel.
  • Respiración rápida y entrecortada.

En caso de que tu mascota tenga alguno de estos síntomas, debes llevarla lo más pronto posible al médico veterinario

Golpe de calor en perros: qué hacer

Si tu mascota sufre de un golpe de calor, debes actuar de manera rápida y con calma.

  • Disminuye la temperatura corporal del perro: refrescar al perro lo antes posible es la medida principal a tomar. Para ara ello, debes mojar todo su cuerpo o sumergirlo en agua (en la bañera, por ejemplo). No utilices agua helada ni hielo. El agua fría del grifo de la bañera es la ideal.
  • Refresca a tu perro: una vez que lo hayas mojado o sumergido en agua, refréscalo directamente con un ventilador. Así se mantendrá en una temperatura estable y constante.
  • Hidratación: usualmente los perros pierden mucho líquido con los golpes de calor. Hidrata a tu perro dándole de beber agua o cubitos de hielo machacados para que pueda beberlos poco a poco. Puedes usar una jeringa si le cuesta beber.
  • Enfriar y listo: una vez que hayas enfriado a tu perro, es decir, que su temperatura ya no sea igual o superior a 42°C, no es necesario seguir enfriándolo. Mantenlo fresco, cerca de un lugar ventilado y evita que corra o salte.

Los golpes de calor en perros suelen traer algunos problemas de salud. Es preciso que una vez que tu perro se haya recuperado del incidente caluroso, acudas con tu mascota lo más pronto posible a la consulta veterinaria. Algunas veces es necesario realizar exámenes de sangre para evaluar el funcionamiento de los órganos después de un incremento brusco de la temperatura.

Golpe de calor: lo que debes evitar

  • No sumerjas a tu perro en agua helada o con hielo.
  • No envuelvas a tu perro en mantas o toallas: necesitas que tu perro se refresque.
  • Confía en las recomendaciones del médico veterinario. No mediques a tu mascota.

Algunas razas son más propensas que otras a sufrir golpes de calor. Generalmente los perros pug o carlinos, los bulldogs, bóxeres y los dogos de Burdeos suelen sufrir más golpes de calor que otras razas. Sin embargo, todos los perros deben ser vigilados durante los veranos calurosos para evitar estos trastornos.

Esperamos que estas recomendaciones sean de tu ayuda. Para conocer más sobre perros y sus cuidados, visita Petmondo y entérate de todo sobre el mundo de las mascotas.

Petmondo

Portal internacional de mascotas.

A %d blogueros les gusta esto: